viernes, 6 de junio de 2014

¡Clafoutis! ó Tarta de cerezas

     Me gustan las cerezas sabrosas, gordas y coloradotas. De todas formas: lavadas y frescas, comidas a cualquier hora y en cualquier sitio, hechas pastel o en un juego infantil irremediable de pendientes colgantes. Ahora da gusto encontrarlas en la compra. Dando saltos de color, trayéndonos el olor del valle y de los árboles verdes.
     Eso mismo debió sentir Genuinus que nos mandó estas deliciosas cerezas nuestras con las que decidí sorprenderte haciendo una tarta de ensueño rojo, un tradicional clafoutis francés, que bien podría pasar también por una tarta de lunares. Y voilà, aquí está.
     Te espero a la tarde. No tardes, por favor, que no sé si podré aguantarme sin pro-bar-lo.


2 comentarios :

  1. Me gusta esta receta, parece sencilla, bueno ya os contare, cuando la haga.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy sencilla Alicia, no te austes si ves que la masa sube por fuera de los bordes del molde, luego cuando se va enfriando va bajando. Está deliciosa

      Eliminar